Óscar Santos: músico y poeta

Hemos entrevistado a Óscar Santos, músico, poeta y alumno de la Universidad de Navarra y estudiante del grado de Filología Hispánica y Comunicación Audiovisual.

PicsArt_1443630059990

¿Cuál es tu arte?

Mis artes son la música y la literatura, concretamente la poesía. Empecé a estudiar música desde muy pequeño, hasta el punto de saber leer partituras antes que palabras. Comencé tocando lo que llamo mi “instrumento natal”, que es la flauta travesera. Seguidamente aprendí a tocar el piano, y hace dos años empecé con la guitarra. La música penetró de tal manera en mi vida que me planteé en estudiar composición. Pero al haber asistido a una escuela de música y no a un conservatorio, la situación se tornó difícil, ya que en la escuela no te otorgaban un titulo oficial conforme has estudiado ciertas materias. Llegó un momento en el que la música no me llenó por completo. Fue en esa época en la que descubrí la literatura. Empecé a cultivar mi pasión por ella escribiendo poesías y cuentos. Ahora me hallo inmerso en un proyecto que inicié hace poco, se trata de una novela de ficción, parecida a las obras de Tolkien. Además tengo un blog donde publico algunos de mis poemas.

¿Qué es para ti el arte?

Es una pregunta que me he planteado muchas veces. No miento si te digo que he intentado buscar la respuesta en la DRAE e incluso he asistido a tertulias sobre este tema para encontrar la definición exacta. Para mí, el arte es el medio de expresión que ha tenido el ser humano, en cuanto a tal, desde que es consciente de que es humano. Es una vía mediante la cual cualquier persona puede desfogarse o representar los pequeños detalles de la realidad ya sea en sonido, papel o imágenes.

¿Qué significa ser artista?

Significa saber percibir las pequeñas cosas, y a veces no tan pequeñas de la vida, saber ver la bondad de una persona o encontrar el gusto a un día nublado en Pamplona.

¿Y después saber plasmarlo o simplemente percibir eso?

            Bueno, podemos poner el ejemplo del crítico de arte. En mi opinión también tienen “algo” de artista, porque, a pesar de no haber realizado una obra artística, saben percibir el valor del arte, y eso es un gran mérito. Hay muchos que hoy en día se llaman a sí mismos artistas, pero únicamente crean sin pararse a pensar sobre el valor que quieren poner en su obra.PicsArt_1443629741487

¿Qué te inspira a la hora de componer o escribir?

            Principalmente las personas, sobretodo las emociones que se producen cuando estas con alguien. La alegría, tristeza o enfado et alii que pueden surgir de una relación, son mis fuentes de inspiración.

¿Y qué te hace sentir?

            Cuando compongo un poema, siento que una parte de la realidad me está agradeciendo que yo me haya parado a contemplarla, y me siento responsable de hacer ver a mi lector o oyente conocedor de eso que a lo mejor nadie se ha parado a retratar.

¿Con tus obras qué pretendes transmitir?

            La verdad es que intento transmitir varias cosas. Cada poema es un mundo. Con unos busco hacer reflexionar a la gente sobre la vida, el paso del tiempo y con otros pretendo despertarles la conciencia social. Pero en general mis poemas tienen el objetivo de hacer que nadie quede indiferente ante una de mis obras.

Por último quisiera preguntarte cuál es tu pieza musical favorita, y cuál es la obra literaria que más has disfrutado:

Honestamente, soy de los que no tienen una pieza musical favorita, ya que muchas veces la canción que más te agrada se adecúa a ciertos momentos de tu vida: cuándo estás más alegre te sintonizas con una y cuándo estás triste te identificas con otra. Aún así, esto va a sonar muy infantil, me encantan las canciones de Valivan, que es un programa católico de títeres que hablan sobre las parábolas del Evangelio. En esas parábolas componían canciones de las cuales hay una con la que me siento muy identificado: La oveja perdida. Siempre existe el sentimiento de que hay cosas que hemos hecho mal o de que hay personas a las que hemos ofendido, pero cuando procuramos rectificar y volver con nuestro pastor, nos convertimos en una oveja perdida que encuentra de nuevo el camino.

En cuanto a la obra literaria, me pareció muy completa la novela de Charles Dickens, Oliver Twist. Supo retratar muy bien muchos aspectos de la realidad londinense del siglo XIX. La maldad, la perversión o la corrupción de las personas por el dinero o por el sobrevivir día a día, convive con personas que se dedican a los otros, que buscan el bien de los demás, se preocupan. Me encantó por como estaba escrito, por las realidades que reflejaba y por una actitud que tenía Dickens, que es la de encontrar la verdad de lo que pasa en la realidad para después reflejarlo en sus obras.

PicsArt_1443630261308

Verónica Torras Castán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s